Seguínos en:
Economía

Neri, presidente de la EPE

"Por la crisis, el consumo de energía de Santa Fe está como en 2012"

La dura coyuntura se coló entre los anuncios de colectivos impulsados por energía solar circularán en Rosario desde diciembre.

"Por la crisis, el consumo de energía en Santa Fe bajó este año a los niveles que tenía en 2012", resaltó ayer el presidente de la EPE, Maximiliano Neri. "El 60% de la energía que distribuye la EPE lo consume la industria, que es la que más bajó el consumo por la retracción de producción y el cierre de establecimientos fabriles", agregó en diálogo con la prensa en la previa al acto oficial presidido por el gobernador Miguel Lifschtiz en la que se anunció que en diciembre las líneas de trolebus K y Q funcionarán a energía fotovoltáica.

 

La delicada situación por las tarifas estuvo en boca de todos los asistentes al acto. Incluso, no faltó quien recordara que el propio presidente de Aguas, Sebastián Bonet, puso como argumento para pedir un aumento del 60% de la tarifa que se le disparó lo que pagan por consumos eléctricos. "No va a haber aumentos de la EPE hasta fin de año", aseguró -por su parte- la secretario de Energìa, Verónica Gesse. "Todos los números están defazados. Se hizo el presupuesto de la EPE con un dólar a $20 y hoy la mayoría de los insumos se pagan en precio, pero a cotización del dólar, sin contar las fuerte subas de la energía que compra la EPE", agregó como para ir preparando el terreno para lo que pasará el año próximo.

 

Con respecto al proyecto "Bio Bus, Experiencia Solar", del Gobierno de Santa Fe y la Municipalidad de Rosario, se trata de utilizar el 100% de la energía generada a partir de energía solar fotovoltaica, para que las líneas de troles K y Q, del transporte urbano de Rosario, funcionen con cero emisiones de gases tóxicos. 

 

"Estamos cambiando radicalmente el paradigma, tanto en el consumo como en la producción de la energía. Y hoy estamos avanzando sobre una idea de eficiencia energética. La energía tiene un costo de producción y, además, produce un impacto ambiental. Necesitamos consumir la energía necesaria para las actividades económicas y sociales de las personas, y hacerlo con la mayor eficiencia posible sin derroches. Esta es una gran responsabilidad que tenemos los usuarios, los consumidores residenciales, las empresas, los Estados municipales, provinciales y nacionales", explicó Lifschitz.

 

"El otro gran cambio que se está produciendo es en la producción de energía; los países más desarrollados están abandonando los métodos basados en residuos fósiles, en petróleo, en gas, en elementos que no son renovables. Este es un compromiso que han asumido todos los países y, por supuesto, nosotros también. Tenemos un compromiso de avanzar comprometidamente en ese camino", expresó el gobernador.

 

"Santa Fe es una provincia que está en la frontera de los desafíos del mundo y tenemos dos posibilidades: una es la energía solar, como la que usamos particularmente en San Lorenzo y con otros proyectos en marcha y, la otra, es la energía a partir de la biomasa. Nosotros somos grandes productores de biomasa, un territorio donde la agricultura se expresa en toda su dimensión prácticamente en todo su territorio y, por lo tanto, tenemos una gran posibilidad de producir energía a partir de productos vegetales", aseguró Lifschitz. "En los próximos días, la Secretaría de Estado de la Energía va a estar anunciando el avance de la experiencia rosarina con el biodisel, que ya está funcionando en una parte de la flota, y que lo vamos a trasladar al resto del transporte urbano de la provincia", concluyó.

 

09.11.2018 06:00 | Fuente: punto biz