Seguínos en:
Industria

¿Alud importador o falta de partes locales?

Lo que faltó decir sobre el derrumbe de la fábrica de llantas Mefro Wheels

Aunque Nación y Provincia fomentaron la nacionalización de autopartes, este caso demuestra los pobres resultados obtenidos. Por Gabriel González

 

El cierre de la fábrica de llantas Mefro Wheels, ubicado en la zona sur de Rosario, reavivó el debate sobre el efecto de las importaciones sobre la industria nacional. La firma de capitales alemanes dejó unos 170 trabajadores sin empleo, luego que durante los últimos dos años viera drásticamente recortada la demanda de sus productos por parte de las terminales argentinas.

 

El punto clave es que los pedidos no se cayeron por una sustitución de proveedores, comprando el mismo producto en otro país, sino que porque se dejaron de producir en la Argentina algunos modelos de autos tradicionales que constituían la demanda, como los Chevrolet Classic y Agile, y el Fiat Siena. Ocurre que los nuevos que los reemplazaron vienen equipados con llantas de aleación, en lugar de las tradicionales piezas de acero que fabricaba Mefro Wheels.

 

El ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, y los gremialistas de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) unieron voces para criticar la permisividad del gobierno nacional, que permite importar llantas de aleación.

 

Pero la administración del comercio exterior se aplica para proteger a los fabricantes locales de la competencia proveniente desde el extranjero cuando existe fabricación local del mismo producto. Pero este no es el caso de las llantas de aleación, que no se fabrican en territorio nacional. El nuevo Cruze, por caso, que se empezó a fabricar el año pasado en Alvear, viene equipado con llantas de aleación.

 

Pedirles a las automotrices que equipen a sus nuevos modelos con las tradicionales llantas de acero en lugar de las más vistosas fundidas con aleaciones de aluminio y magnesio, significaría una doble pesadilla para la industria automotriz:

 

1- Dificultades para competir en el mercado doméstico con unidades importadas que sí los traen.

2- Inconvenientes para acceder a los mercados internacionales con productos equipados “a la antigua”  para una industria globalizada y preparada para exportar.

 

Los funcionarios públicos se rasgan ahora las vestiduras por la importación indiscriminada, pero tal actitud no hace más que resaltar lo poco que se hizo en el pasado para evitarlo, a pesar de la existencia de herramientas específicas de larga data en la materia.

 

El problema de la escasa participación de partes nacionales es crónico para la industria automotriz argentina, y no es porque no se hayan implementados planes desde el Estado en la argentina para revertirlo.

 

Los planes para sumar proveedores locales han sido moneda corriente durante los últimos años, aunque sus resultados fueron modestos. El gobierno de Santa Fe  acompañó estas estrategias e incluso participó de comités específicos y otras acciones destinadas a incrementar la base de proveedores locales en General Motors.

 

Con ese nivel existente de interrelación entre el sector público y privado, cuesta creer que los funcionarios gubernamentales no hayan estado anoticiados de lo que iba a ocurrir con las llantas de acero de Mefro Wheels, cuya colocación en el mercado doméstico se restringió en la última hora a un lote chico de pickups.

 

Con el caso tomado a tiempo, era posible fomentar  inversiones y fabricar en el país el tipo de llantas que la industria demanda. Pero esa tortuga se les escapó. A veces resulta más fácil llorar sobre la leche derramada que encarar los problemas y resolverlos.   

 

 

16.02.2017 14:00 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (4)