Seguínos en:
Moda

05.09.2014 12:30 | Fuente:

Los más acertados

¿Qué colores elegir para ir a trabajar?

Para el este sistema ancestral chino, los colores son una forma de representar la energía de los cinco elementos (fuego, tierra, metal, agua y madera). Busca lograr bienestar y alcanzar armonía entre el Yin y el Yang. ¿Qué tonos predominan en tu placard?

La manera de vestirnos se relaciona -la mayoría de las veces- con el estado interno de nuestra energía, aplicado a nuestro sentido de la estética. Quizá no nos demos cuenta de que lo que nos guía al elegir los tonos de la ropa es más la calidad de nuestro Qi que cuestiones racionales o conscientes.

Para el Feng Shui, los colores son una forma de representar la energía de los cinco elementos (fuego, tierra, metal, agua y madera) y sus cualidades. Tanto en el ambiente como en la indumentaria, su uso está vinculado a obtener un equilibrio energético, lograr la armonía entre el Yin y el Yang y favorecer el desarrollo de determinadas actividades, el bienestar general y la concreción de objetivos.

Siguiendo estos criterios, podés elegir las prendas más favorables para diferentes situaciones a lo largo de tu vida. Lo que se debe considerar es  su efecto sobre los demás y tu estado de ánimo. Las consideraciones cromáticas son:

Rojo:
Cuando usamos tonos rojizos nuestra presencia se "agranda" y atrae la atención. El uso de este color te transmite sensación de poder y te contagia confianza. En el ámbito laboral, usalo en dosis pequeñas porque induce a los demás a tomar decisiones rápidas e instintivas, incluso agresivas. Evitalo siempre que necesites que los otros sean pacientes y detallistas. Con agregado de blanco (es decir, rosa), es un color femenino íntimamente relacionado con el amor.

Verde:
Este color sugiere crecimiento e ideas nuevas; hay que preferirlo en los ámbitos en donde estas cualidades sean valoradas. En cambio, evitalo donde necesites proyectar una imagen de solidez, estabilidad, madurez. Con agregado de blanco (verde agua), otorga frescura y tranquilidad a quien lo usa.

Blanco/ Metal:
Cuando necesitamos agregar peso o representar el valor intrínseco de alguna cosa, generalmente recurrimos a los metales: el metal representa un estado de máxima densidad de la materia. Esta energía puede aparecer en tu vestuario en las prendas y accesorios blancos o brillantes. Proyecta una imagen limpia, induce en los demás un comportamiento cuidadoso, protocolar hacia tu persona.

Negro: 
El negro es el color comodín, va con todo, siempre luce elegante aún cuando la tela no lo sea tanto. Visualmente estiliza, oculta las imperfecciones. El negro lo absorbe todo e induce a los demás a explorarnos, expresa que deseás que el otro se te acerque, se exponga y "descubra" tu mundo interno. Si querés generar un nivel de comunicación dinámico, franco y abierto, mejor pensá en otra opción.

Azul: 
Está vinculado con el inconsciente y trae reflexión pero, en exceso, podría activar la soledad. El celeste genera tranquilidad y sabiduría. La vestimenta en tonos azules da sensación de seriedad.

Amarillo:
Descartando el amarillo brillante, el resto de los tonos tranquilizan, expresan permanencia, solidez y apego a lo tradicional. Son los más adecuados si necesitás proyectar una imagen conservadora y familiar. Pero hay que evitarlos para situaciones que requieren dinamismo e innovación.

 

Siempre es bueno combinar al menos tres colores para no caer en la monocromía. Para ello, comenzá por los zapatos o por el borde inferior (de los pantalones o la falda) y trabajá hacia arriba.

05.09.2014 12:30 | Fuente: