Seguínos en:
Sobremesas

Municipalidad de Rosario

Envión para el "street food" en Rosario

¿De qué se trata la nueva variante de la tradicional comida callejera? Empresarios gastronómicos, ausentes

El debate para la organización de sitios de comida callejera cobró vigor en el marco de la Semana Gastronómica, una movida organizada por la Municipalidad de Rosario junto a entidades representativas de la gastronomía y el turismo local.  Fue en el Foro “Street Food”, que se desarrolló el sábado pasado en las instalaciones del Hotel Presidente, como cierre de una profusión de excursiones gastronómicas, charlas de capacitación y menús especiales al público de una veintena de locales entre el 11 y el 18 de mayo.

 

El secretario municipal de Turismo de Rosario, Hector “Pichi” De Benedictis, fue uno de los moderadores de un encuentro que reunió a chefs, periodistas especializados y empresarios del “truck food”, un sector que viene ganando protagonismo en la Argentina en el desarrollo profesionalizado de la comida callejera. No pasó inadvertido el faltazo a esa cita de directivos de la Asociación de Empresarios Gastronómicos de Rosario, uno de los organizadores de la semana gastronómica, junto a la Agrupación Cocina Ideas y el Ente Turístico Rosario. No es para menos, los empresarios gastronómicos locales resisten este tipo de experiencias, como ocurre con la Feria de Colectividades cada año, con el argumento que las ofertas de menús a precios económicos les ahuyenta comensales. 

 

El Street Food es monitoreado desde oficinas gubernamentales y no sólo en la Argentina, porque se trata de un fenómeno mundial. La comida callejera es un beneficio para mucha gente que carece de tiempo y/o dinero para sentarse en una casa de comidas,  resulta un atractivo para aquellos turistas que desean conocer más del lugar recorriendo sus alimentos más populares, y también significa un dolor de cabeza desde el punto de vista sanitario, por las dificultades para controlar salubridad en productos que se expenden en la vía pública. 

 

La venta de comida callejera está restringida en Rosario, sólo se permite vender helados y golosinas, más allá de los puestos de choripán y hamburguesas que se ofrecen en las inmediaciones de los grandes espectáculos públicos. La mayoría de los viejos carritos que existían en los parques fueron reconvertidos hace ya muchos años en construcciones fijas, y son muy escasos los que permanecen aún emplazados.  Las autoridades sí toleran pequeños puestos montados en feria de emprendedores y también un microcomercio ambulante de comidas al paso, que recorre oficinas públicas y privadas en el centro. 

 

Empresarios del truck food se están moviendo en las grandes ciudades del país, como Buenos Aires y Rosario, para tratar de ganar un lugar bajo el sol en la legislación. Por lo general son jóvenes chefs que durante los últimos años egresaron por cientos de centros de capacitación en gastronomía, a quienes les cuesta montar un local propio y ven a esta alternativa más al alcance de la mano. De todos modos, uno de los participantes del encuentro habló de que cuesta casi $1M montar un móvil autoabastecido de agua y con energía para cocción y conservación de cadena de frío. Avanzan con el gobierno de Mauricio Macri en Ciudad de Buenos Aires y quieren hacer lo propio con los socialistas en Rosario, aunque desde el empresariado gastronómico se los mira con el ceño fruncido.

 

19.05.2014 13:46 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (4)