Seguínos en:
Emprendimientos

Empezaron hace un mes

Uno es arquitecto y el otro artista plástico y arrancaron un negocio que pinta bien

Se trata de un "taller itinerante"  y está pensado para gente que nunca tuvo contacto con el arte.

Dos amigos y artistas plásticos decidieron volverse socios y encarar un proyecto para llevar el arte a distintos espacios emblemáticos de la ciudad. La propuesta consiste en convocar gente para pintar al aire libre y enseñar a abordar desde un paisaje hasta un interior, con métodos muy sencillos y rápidos, haciendo foco en aquellas personas que no tienen conocimientos en dibujo o pintura. La idea es que sea un taller itinerante, que se vaya moviendo por distintos puntos de la ciudad para finalizar la clase al interior de un bar, con café de por medio y cuadernos en mano.

 

“El taller lo trabajamos desde lo geométrico, dibujando desde las formas, yendo de las más simples a las más complejas. Esta clase de pinturas se trabaja con acuarelas o con el lápiz común, pero sigue teniendo la impronta de un dibujo rápido. Lo que venimos haciendo es juntarnos al aire libre en alguna zona que definimos, para dibujar la vista del lugar o mas de una vista y que los alumnos aborden esa mirada y puedan captar los elementos del paisaje”, contó Nicolás Stantich, uno de los dos emprendedores a Punto Biz.

 

Teniendo en cuenta las bajas temperaturas de los próximos meses, el artista destacó que durante la clase no solo pintan en espacios al aire libre sino también en algún bar donde terminan la jornada reunidos, dibujando en su interior. “Primero consultamos a los dueños de los bares y le contamos que vamos a pintar en alguna de sus mesas, pero aclarándoles que no usamos materiales invasivos, sino inocuos como acuarelas y grafitos. La próxima zona donde planeamos ir es al Parque España y el bar elegido para dibujar es Flora”, explicó el emprendedor.

 

Mientras que Stancich estudió Bellas Artes y está por recibirse de docente, su socio, Paulo Sequeira, optó por la carrera de arquitectura, por lo que a la hora de dar las clases ambos complementan sus saberes. El taller comenzó hace un mes y ya son varias las personas que asisten semana tras semana. Al tener una modalidad de cursado flexible, los interesados pueden decidir a cuántas clases quieren ir y pagarlas individualmente, aunque también hay personas a las que les interesa continuar con el curso y prefieren optar por el abono mensual.

 

En lo que respecta a precio, Stancich remarcó que el mismo es muy económico ya que al pintar en espacios públicos no es necesario pagar un porcentaje a un lugar específico y el único gasto extra que puede presentarse es lo que se consuma en el bar. El horario del taller es los sábados de 14 a 17 horas y el emprendedor contó que para el invierno ya están pensando en una propuesta que sea solo para dibujar en interiores, en lugares como bodegones tradicionales de la ciudad, que sean lindos o tengan un valor histórico. Entre algunos espacios que ya recorrieron para pintar se encuentran el Concejo Municipal y el Monumento Malvinas.

 

“El taller se nos ocurrió porque nos gusta dar clases y porque nos interesa poder conocer gente nueva y apostar al encuentro entre personas. Lo que queremos es ir haciendo un recorrido por la ciudad, que sirva también para apreciar lo que tenemos. Muchas veces al movernos entre paisajes que son cotidianos pasan cosas desapercibidas que son muy lindas, y tomarnos el tiempo de contemplarlas y trabajarlas nos parece una buena manera de ponerlas otra vez en valor”, remarcó Stancich.

 

03.06.2019 05:00 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)