Seguínos en:
Gestión

De Trump a Jobs

Seis técnicas de persuasión que usan los grandes líderes

El sitio web Entrepreneur publicó estas seis armas para la persuasión, que muchos de los líderes de nuestros tiempos utilizan a la perfección.

1. “Crooked Hillary” o la fijación lingüística

Cuando presentas a una persona o figura bajo una imagen poco agradable, y logras que esa imagen quede establecida en la mente de las personas, entonces no importa que los hechos y los argumentos echen por tierra la imagen: el daño está hecho.

Donald Trump usó este recurso en repetidas ocasiones, y lo sigue haciendo, para sus principales adversarios. Hillary era “Crooked Hillary” (Chueca, tramposa); Ted Cruz era “Lyin’ Ted” (Mentiroso); Marcos Rubio era “Little Rubio” (pequeño, insignificante). No importa que los hechos probaran otra cosa: la imagen perduró y logró su cometido.

También funciona al revés. Si siempre que se habla de alguien se dice algo bueno “El gran pintor”, o “la impresionante modelo” eventualmente todo el mundo termina por estar de acuerdo con la fijación lingüística establecida. El adjetivo se convierte en sustantivo y es casi irreversible.

2. “¿Cuánto cuesta la democracia?" o el tema superior

Cuando un proyecto resulta impopular o se comete un error, pueden distraerse los ataques argumentando el servicio a un tema superior o casi sagrado.

Cuando el iPhone 4 salió al mercado, los nuevos teléfonos tenían un problema de conectividad al que pronto bautizaron “antennagate”, que supuso pérdidas millonarias para Apple, pero que podía haber destrozado su reputación. No lo hizo. Jobs no debatió sobre el problema; solo dijo: “No somos perfectos; los iPhones no son perfectos… solo queremos que nuestros usuarios sean felices”.

El efecto minimiza un problema actual (una antena) y lo refiere a algo superior,  ambiguo e inatacable (la felicidad), restando efectividad a los detractores.

3. “Una pared grande, gigante” o los Íconos poderosos

Las personas no entendemos temas complejos, y no queremos perder tiempo argumentando y discutiendo cada una de sus características. Los grandes persuasores entienden la naturaleza de la mente humana y dirigen sus discursos a objetos, imágenes o íconos que representan o simbolizan aquello que la gente busca.

La “pared” de Trump es un ejemplo formidable. Representa la preocupación por los “americanos de verdad” y el miedo a los extranjeros en general; no solo los mexicanos.

4. “Los Bad Hombres” o el enemigo versátil

Todo gran líder y todo gran persuasor necesita un gran enemigo. Hitler tenía a los judíos. Trump, a los mexicanos. Este enemigo versátil es el causante de todos los males existentes e imaginarios y es un punto de unión para la necesidad imperiosa de cambio.

No solo en términos políticos, sino también mercadológicos. Mac vs PC; iPhone vs Android; Coca-Cola vs Pepsi; Madrid vs Barcelona.

5. “Mejor tortilla que tortura” o la alternativa horrorosa

Cualquier medida impopular o proyecto complejo puede presentarse en el contexto de una alternativa mucho peor. Si no se tienen los datos, el argumento resulta irrefutable. Esta técnica funciona porque sigue otorgando la ilusión de la elección. “Puedes elegir A o B. Eres libre. Pero claramente B es mucho peor. Depende totalmente de ti”. Si tienes hijos pequeños, seguramente has aplicado esta técnica. “Está bien, no te comas la sopa. Como quieras; pero me hubiera encantado ir al cine… En fin. Depende de ti”.

13.03.2019 13:00 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)