Seguínos en:
Finanzas

Histórica expansión para una firma rosarina

Bioceres compró una empresa de EEUU y desembarca en Wall Sreet

La biotecnológica estrella, fundada y con base en Rosario, se quedó con Union Acquisition Corp, cuyo activo es ya cotizar en Nueva York.

"Cheque en blanco". Así se las conoce en la jerga financiera de Wall Street a empresas que se arman con el objetivo de conseguir dinero mediante la emisión de acciones en Bolsa para posteriormente fusionarse o combinarse de alguna forma con una tercera empresa, con la que puede compartir cotización en la plaza bursátil neoyorquina. De esa forma, esa tercera empresa encuentra un vehículo que le permite inmediatamente acceder a Wall Street saltando casi seis meses de procesos y muchísimos altos costos que se deben afrontar si quiere cotizar en el New York Stock Exchange (NYSE).

 

Juan Sartori, presidente de Union Acquisition Corp, que opera en la principal bolsa estadounidense bajo la sigla LTNU, y es conocido en el ambiente financiero por ser el primero de estos “cheques en blanco” que tenía la mira puesta en empresas de América latina. Es más, este vehículo de inversión captó en marzo capital de la Bolsa emitiendo 10 millones de acciones a un precio de 10 dólares por título con la intención de utilizar el dinero para comprar o fusionarse con una empresa de América latina interesada en cotizar en Wall Street. Y ayer se conoció que encontró el socio: la biotecnológica rosarina Bioceres. 

 

La nueva firma -con un valor inicial de 456 millones de dólares- estará integrada en 6% por UAC, entre 25 y 30% por inversores públicos y el resto del paquete accionario pertenecerá a Bioceres. Con el acuerdo, UAC cambiará su nombre a Bioceres Crop Solutions y se espera que continúe su cotización en la Bolsa de Nueva York ("NYSE") con respecto a sus acciones y garantías bajo los nuevos símbolos "BIOX" y "BIOX WS”, respectivamente.

 

Lo cierto es que Bioceres -que tiene base en el complejo científico tecnológico universitario del sur de Rosario- había anunciado a principios de año que había iniciado los trámites para abrir su capital en la Bolsa de Nueva York, convirtiéndose así en la primera empresa santafesina en hacerlo en la historia. El objetivo era fondear su expansión y consolidarse en las grandes ligas del negocio. 

 

Pero la extremada volatilidad de los mercados internacionales, los no muy buenos debuts que tuvieron en Wall Street otras firmas del sector que abrieron su capital y finalmente la crisis económica argentina retrasaron y complejizaron el desembarco. Fue así que la firma que preside Federico Trucco -hijo de Victor Trucco, uno de los padres fundadores de la siembra directa- encontró en la alianza con Union Acquisition Corp la llave para sortear esa dificultades y llegar, por fin, a Nueva York.

 

Cuando se termine la operación, Bioceres será la empresa número 20 de las argentinas cotizantes en Wall Street. Y es hoy una de las mayores generadoras de proyectos biotecnológicos en un vértice que une el saber científico con el productor y además le busca financiamiento.  Su principal patrimonio son sus patentes y contabiliza nada menos que 217 patentes internacionales. Uno de sus principales activos es el hb4, el gen resistente a la sequía y a suelos salinos. Ese gen, desarrollado por Raquel Chan en la Universidad del Litoral, expresa la integración del sector científico con el sector empresario. Y hacia delante, Bioceres está trabajando en una semilla que resuma en si misma desde el fertilizante, al herbicida.

 

09.11.2018 06:00 | Fuente: punto biz