Seguínos en:
Consumo

Un clásico que se renueva

La heladería Esther estrena producto y sale a competir en un nuevo mercado

Sale al ruedo desde este fin de semana en sus locales más céntricos.

Desde su origen, en el garage de la casa de Don Mario Nicoletti en 1957, la heladería Esther fue expandiéndose a lo largo de toda la ciudad, abriendo distintas sucursales y desarrollando sus propios sabores. Ahora, decidió meterse en un mercado que es furor en muchos países y hace algunos años desembarcó en Rosario: las paletas heladas.

 

Se trata de un segmento artesanal que tiene marcas líderes a nivel nacional que en los últimos tiempos abrieron sus propias islas o locales en la ciudad. Sin embargo, con gran tradición en helado de calidad, las empresas locales no quisieron perder terreno y algunas de las principales marcas también se metieron a competir. A ellas se les suma ahora Esther.

 

“Veíamos que es una tendencia que viene funcionando desde hace varios años. Nosotros queríamos desarrollarlas hace tiempo y ahora nos lanzamos finalmente al mercado. Las paletas son totalmente artesanales por eso también tienen un costo diferente a un palito industrial que se vende en kioskos”, explicó a punto biz María Fernanda Iglesias, una de las titulares de Esther.

 

El proyecto fue haciéndose de manera progresiva, consiguiendo los moldes adecuados, pensando el diseño de la paleta, los sabores, la estrategia de venta, entre otras cosas. Por ahora, el producto se va a comercializar desde este fin de semana en las sucursales que Esther tiene en Bv. Oroño y Jujuy, Ov. Lagos y San Luis y Catamarca y Presidente Roca. La idea es que proximamente lleguen también a la local de Pellegrini y Maipú.

 

Ofrecerán diferentes gustos, desde los más tradicionales como americana, frutilla y chocolate amargo, hasta algunos más novedosos en este formato como tramontana, oreo y kinder.

 

Iglesias adelantó que su costo rondará los $75, por la mano de obra y el tiempo que requiere realizarlas. “A la paleta oreo o a la kinder se les agregan pedazos de cada uno, osea que no es solamente el sabor del helado. No es una paleta prolija porque se le añaden otras cosas para mejorarla y nos focalizamos mucho en que el chocolate sea de muy buena calidad”.

 

Por otro lado, la titular resaltó que las bajas temperaturas del invierno, sumadas al contexto económico, provocaron una caída considerable en las ventas. Con el comienzo del calor, Esther busca renovar su oferta y además de las paletas estuvo trabajando en nuevos sabores de helado. Algunos de ellos son el de mango, yogurt y miel, o el chocolate patagónico.

 

04.10.2018 05:30 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)