Seguínos en:
Punto Biz

De los fierros al campo

Hijo de reconocido industrial sale de la fábrica y va a los agronegocios

Todo empezó a prueba en un campo familiar de 2 has. Ahora ofrecen el know how y la logística para un nicho de exportación.

Así como su abuelo lo hizo en la industria hace 50 años, Leandro Basso -hijo del empresario fabril rafaelino Juan Carlos Basso- hoy busca innovar en el sector agropecuario. Junto a dos socios montó una consultora para armar plantaciones "llave en mano" de nueces pecán, un cultivo poco explorado pero que se presenta como alternativa para tenedores de campos de pequeñas dimensiones.

La iniciativa se remonta al año 2010, cuando el actual titular de Basso SA le pidió a su hijo que estudie diferentes alternativas para explotar un campo familiar de dos hectáreas. "Venía de estudiar Dirección de Negocios en Buenos Aires y me di cuenta que la nuez pecán era por lejos la más rentable, máxime estando en una zona donde la teoría indicaba que era la ideal. Cuando el año pasado empezamos a ver las primeras nueces lo comprobamos, porque esperábamos medio kilo por planta y nos dio el doble", contó a Punto biz Leandro Basso.

Tras esa primer experiencia y junto a dos socios empezó a diagramar un proyecto que hoy ya tiene varios proyectos en marcha. Lleva por nombre GoPecan e incluye desde la realización de los estudios preliminares hasta la plantación, aunque actualmente el mayor trabajo está en la organización de presentaciones para difundir el cultivo.

Según Basso, el principal escollo que detiene la expansión del cultivo -hoy ciertamente marginal- es la prioridad del hombre de campo por productos tradicionales y la cultura del cortoplacismo. Ocurre que el negocio de la nuez no tiene un retorno inmediato, ya que la inversión vuelve en un plazo de entre 8 y 9 años.

"Estamos trabajando alternativas para bajar ese tiempo, pero por otro lado se trata de una opción con un costo de oportunidad muy bajo y con un excelente futuro, tanto para la nuez en sí porque China se está incorporando como comprador a nivel internacional, como para el inversor porque apuesta por algo que puede alimentar de por vida a toda una familia", aseguró.

Consultado respecto del monto requerido para montar una plantación tipo, el rafaelino indicó que la misma puede ubicarse en torno a los u$s 5.000 por hectárea sin contar el costo de la tierra. Luego se requiere el doble de ese desembolso hasta llegar al año número 7, cuando la planta empieza a dar sus primeros frutos.

"Se trata de un emprendimiento encarado desde una demanda infinita, porque a los principales compradores como Estados Unidos y Canadá se viene sumando China muy fuertemente", agregó el titular de GoPecan, quien indicó que actualmente todo lo producido se orienta al mercado externo puesto que aquí no hay cultura de consumo de la nuez pecán.

 

Oportunidad
 

Según Basso, la alternativa es realmente interesante para áreas rurales de pequeñas dimensiones: "Apuntamos a aquellos campos que quedaron muy cerca de la ciudad, en donde por ahí no se puede hacer cualquier tipo de explotación, o también aquellos que fueron divididos por el paso de una ruta y que hoy no tienen otra opción que alquilarlo a un vecino", indicó.

Otro factor que influye positivamente es la reciente sanción en la Legislatura santafesina de la ley del árbol, que fija que cada 100 hectáreas de producción agropecuaria se deben forestar 5. "Qué mejor que invertir en un árbol productivo", concluyó.

12.07.2018 05:38 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)