Seguínos en:
Emprendimientos

En barrio Refinería

Llevan el concepto del coworking a un complejo de viviendas estilo Palermo

Dos arquitectas rosarinas encararon el proyecto de un PH de seis viviendas bajo el concepto de co-living.

De manera paralela a sus proyectos profesionales, dos arquitectas rosarinas empezaron a cumplir un anhelado objetivo personal de generar un espacio cultural y artístico que se materializó en el barrio de Refinería, uno de los más antiguos de la ciudad. Así empezaron a adquirir casonas antiguas de la ciudad y a convertirlas en espacios artísticos, conservando el patrimonio de los inmuebles, y a la vez realzando la cultura del barrio, aspirando a formar un reducto similar al barrio de Palermo en Buenos Aires.

 

Así crearon Bolten I y II, centros culturales que deben su nombre a la militante anarquista y feminista argentina Virginia Bolten, y que terminaron deviniendo en espacios de coworking destinados a actividades artísticas y de diseño que ya congregan a ilustradores, artistas plásticos, diseñadores gráficos y arquitectos de la zona. Más recientemente, siguiendo con la misma línea argumental, encararon el proyecto de un PH de seis viviendas bajo el concepto de co-living, que buscan impulsar y dar visibilidad como un contrafrente al avance inmobiliario que se viene evidenciando en la ciudad.

 

“Empezamos comprando una casa antigua en Refinería porque nos gustó mucho el barrio. Al principio funcionó como una galería de arte y se dictaban talleres, todo muy cultural”, contó a Punto biz la arquitecta Andrea Cignacco, quien encaró el proyecto inicialmente junto a su colega Ana Carla Gallassi. “Quienes dictaban los talleres empezaron a alquilar y quedarse fijos en el lugar, y se fue formando como un espacio de coworking de manera espontánea, con todas actividades vinculadas al arte y el diseño”, agrega.

 

La idea gustó, comenzó a circular, las solicitudes para instalarse en el lugar fueron en aumento y el lugar terminó quedando chico. Por ese motivo decidieron adquirir una nueva casa a la que adaptaron bajo el mismo concepto y crearon Bolten II, dónde ya trabajan a la par distintos profesionales del rubro de diseño e ilustración. “Nos gusta destacar que todas las actividades tienen un mismo corte, porque se genera una colaboración entre las personas y un ambiente artístico muy particular donde se gestan cosas interesantes”, resaltó la arqutiecta.

 

Siguiendo con la misma idea de realzar la cultura y bohemia propias del barrio de Refinería, el próximo paso fue la creación de un complejo de viviendas con espacios comunes, proyecto poco usual no solo para la zona sino para la ciudad de Rosario en general. Finalmente el proyecto, que acaba de concretarse hace pocos días, se definió como un PH de seis viviendas con vegetación, jardín, quincho y pileta compartidas.

 

“Para nosotros se trata de generar un contrafrente al avance inmobiliario que está dominando todo en Rosario. Es recuperar un poco una tradición histórica de la vida en comunidad, generar vínculos y compartir con los demás”, destacó Cignacco, y concluyó: “Hay también algunos otros proyectos en el barrio que van en el mismo sentido que lo nuestro. Nosotros hacemos nuestro aporte y esperamos que esto se replique y siga creciendo”.

 

25.06.2018 05:23 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)