Seguínos en:
Negocios

Talleristas piden regulación

Posventa de las terminales de autos corre a pequeños talleres del negocio

Con mayor tecnología incorporada en los vehículos, algunos servicios solo pueden realizarse a través de las redes oficiales.

En paralelo al crecimiento cercano al 20% que viene registrando la venta de automóviles a lo largo del año, las concesionarias oficiales apuestan a quedarse con una torta cada vez más grande en los servicios de posventa. 

Principalmente como consecuencia del desarrollo tecnológico que imprimen las terminales a los nuevos modelos, muchos de los trabajos de reparación hoy deben ser obligatoriamente realizados a través de las redes oficiales de las marcas, lo que deja afuera del negocio a los talleristas independientes, quienes acusan una importante merma en la demanda.

La situación se viene profundizando en los últimos años, con la incorporación de sistemas computarizados de diagnóstico y detección de fallas, que requieren a su vez técnicos especializados y herramientas específicas para atender esas tecnologías. Sucede entonces que los mecánicos que están por fuera del circuito oficial no pueden realizar el "final de obra" de las reparaciones, por no contar con acceso al software que permite hacer programación o telecargas. 

Es así como parte del negocio de posventa está virando cada vez más hacia las terminales y sus redes exclusivas. A propósito de esta tendencia, Bernardo García, vocero de General Motors, explicó a Punto biz que “las terminales automotrices invierten dinero en capacitación de su personal y en el desarrollo de herramientas que disponibiliza para sus concesionarios y talleres autorizados”, al tiempo que afirmó que dichas innovaciones “son exclusivas de cada marca”.

Todo indica que se trata de una batalla perdida para quienes se agrupan bajo el paraguas de la Federación Argentina de Asociaciones de Talleres Reparaciones de Automotores y Afines (Faatra). Hoy su apuesta pasa por forzar una legislación que permita el acceso al software y le otorgue igualdad de condiciones, algo que suena sumamente difícil de implementar. "En gran parte de Europa se ha logrado, por lo que entendemos que aquí puede darse un camino similar", dijo Salvador Lupo, presidente de la entidad.

Lupo recurrió a algunas cifras para argumentar su posición: "El parque automotor del país llega a los 15 millones de vehículos. Nosotros somos 35.000 y debe haber entre 800 y 1000 de la red oficial. Ellos no pueden atender semejante cantidad de autos", adujo el también titular de la Asociación Talleres Reparaciones de Automotores y Afines de Rosario, que agrupa a unos 700 integrantes. Lupo agregó también la existencia de antecedentes normativos (como las leyes de tránsito, del consumidor o antimonopólica) como factores que podrían torcer la balanza de su lado.

Según argumentan desde Faatra el inconveniente no es tanto el costo del mismo (de una incidencia residual en el presupuesto global de la reparación) sino la cuestión logística, resolver el traslado del vehículo desde el taller hasta la concesionaria o taller oficial. "Hacemos todo el trabajo, pero cuando tenemos que hacer una telecarga online, ahí se nos complica. Por más que hayamos hecho nuestra parte bien, necesitamos de una concesionaria", graficó Lupo, quien estimó una caída del 35% en la demanda de trabajo en los últimos 2 años.

 

12.06.2018 12:00 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)