Seguínos en:
Turismo

Aprovechar el viaje

Qué hacer en Rusia además de ver el Mundial

La Copa del Mundo se llevará todas las miradas, pero el país más grande del mundo tiene mucho que ofrecer.

Rusia será el foco de atención de todo el mundo durante todo un mes, como pasa cada cuatro años con cada Mundial de Fútbol. Aquellos que tienen la oportunidad podrán vivir la Copa del Mundo en primera persona y organizar un viaje para visitar Rusia, pero deben saber que el país más grande del mundo tiene muchas cosas que ofrecer además de los partidos.

 

Las sedes donde se disputará la Copa del Mundo serán once y, para evitar grandes traslados, los estadios se encuentran principalmente en la región oeste del país. Es el caso de Kaliningrado, Kazán, Moscú, Nizhni Nóvgorod, Rostov del Don, San Petersburgo, Samara, Saransk, Sochi y Volgogrado. La excepción es Ekaterimburgo, ubicado al este de los Montes Urales.

 

A continuación, algunas cosas para hacer en Moscú y San Petersburgo, las ciudades más importantes del país, según el sitio especializado Voydeviaje.com

 

Moscú, la capital

Las horas de viaje hacia Moscú se justifican con solo caminar la Plaza Roja. Aquí, el viajero se verá rodeado por cinco edificios icónicos. En primer lugar, está la catedral de San Basilio, con sus cúpulas pomposas que parecen salidas de un cuento, en el reinado de Iván el Terrible allá por el 1550.

A metros se alza imponente el Kremlin, un complejo de edificios gubernamentales y cuatro cadenas montadas de murallas y torres. Por estos salones pasó la historia a través de encuentros y desencuentros, rodeada de secretos y mitos que se acrecientan con el tiempo.

Al oeste de la plaza está el Mausoleo de Lenin, custodiado por guardias de uniformes y hordas de turistas que esperan entrar para ver el cuerpo embalsamado del líder intelectual de la revolución rusa.

Por su parte, con un rojo sangriento se destaca el Museo Estatal de Historia, que alberga desde obras de arte que pertenecen a la familia Romanov hasta piezas arqueológicas y armas. Es una invitación a conocer el presente y el pasado del país.

El recorrido se cierra con el símbolo de la nueva Rusia, los Almacenes GUM. Con escaparates elegantes y preciosos aptos para zares, muestra la apertura del país a las grandes marcas internacionales.

 

San Petersburgo, hablando y haciendo

Construida sobre un pantano por órdenes de Pedro el Grande, esta ciudad refleja a través de sus palacios barrocos y mansiones de estilo italiano la inquietud que tenía el zar por asemejarse a Europa en la arquitectura y las costumbres. La elección del lugar no fue azarosa: Pedro el Grande quería fortalecer la salida al mar de Rusia a través del Báltico.

Entre canales y puentes, la ciudad se extiende a orillas del río Neva y conduce a un lugar que sorprende incluso al viajero más exigente: el Hermitage. Este museo exhibe hoy momias egipcias y pinturas de Rembrandt, además de los increíbles salones donde pasaba sus días la dinastía Romanov.

Cuna de grandes escritores, San Petersburgo ofrece también un circuito literario que explora lugares relacionados con autores como Pushkin, Dostoievski, Ajmátova y Nabókov. 

A lo largo de la avenida Nevsky se despliegan numerosos anti-café, la nueva tendencia de lugares compartidos que los pasajeros pueden aprovechar para relajarse o pasar el tiempo. Este concepto ruso de exportación, que permite disponer de las instalaciones, pagando una pequeña suma por el uso del espacio, ya fue adoptado por otras grandes metrópolis.

 

 

12.04.2018 12:39 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)