Seguínos en:
Industria

Rafaela Alimentos invirtió u$s 3 M

El negocio exportador de carnes vuelve a vivir en Casilda

(Por Gabriel González) .- La empresa de la familia Lagrutta sumó  33% de capacidad productiva para exportar con mas valor agregado

El frigorífico Rafaela Alimentos invirtió u$s 3 M en su planta de Casilda para optimizar el faenamiento de ganado vacuno con destino al mercado de exportación. Los desembolsos se vinieron aplicando desde el último mes de marzo y permitieron multiplicar un 33% la capacidad de despostada, de 1.200 a 1.600 cuartos por día.

El anuncio de la empresa de la familia Lagrutta, con base de operaciones en Rafaela, se realizó este  miércoles 8 en el transcurso de un encuentro con la prensa que incluyó una recorrida por el frigorífico que manufactura chacinados con la marca Lario en la Perla del Oeste que también recibirá fuertes inversiones (ver aparte). 

Los desembolsos en Casilda se aplicaron para unificar las dos salas de despostadas, incorporación de cintas transportadoras y maquinaria para envasamiento en vacío. “El objetivo es pasar de la manufacturación de cortes congelados y sin hueso para entrar en el negocio de los cortes enfriados y con huesos para exportación”, planteó Carlos Lagrutta, quien junto a sus hermanos Luis y Ana están al frente del frigorífico creado hace más de 100 años por el inmigrante italiano Luis Fasoli, uno de los grandes pioneros de la industria rafaelina.

El frigorífico de Casilda emplea 413 trabajadores y está equipado para procesar 1.600 toneladas mensuales. La familia Lagrutta compró la planta de 20.000 m2 de Casilda en 1997, una operación que hasta ahora les reportó más sinsabores que alegrías. El primer gran sacudón fue la gran crisis de 2001, que obligó a la compañía a presentarse en convocatoria de acreedores. La segunda complicación fueron las trabas impuestas durante el kirchnerismo que arruinaron el negocio exportador y obligaron a refugiarse en el mercado doméstico.

Hoy el frigorífico coloca sólo un 20% de su producción en el exterior, con destino a China, Rusia, la Unión Europea, el Caribe, Brasil y Hong Kong, y el 80% restante va al consumo interno. Pero los Lagrutta apuestan a dar vuelta esas proporciones para exportar un 80%  en los próximos años. Eso explica el desembolso en las actuales circunstancias, cuando el negocio de exportación no es brillante ni mucho menos: “Hoy se trabaja con márgenes nulos o hasta negativos”, enfatizó Lagrutta. 

Ocurre que el stock ganadero debe recuperar la pérdida de unas 10 millones de cabeza de la última década, en un escenario en el que a los productores primarios no les cierra el precio para invertir en engorde, mientras que el atraso cambiario le quita atractivo a la exportación. “Con la caída del precio de la cuota Hilton de u$s 16.000 a u$s 12.000 es probable que este año tampoco se pueda cubrir el cupo”, deslizó Lagrutta.

Más allá de los contratiempos de la coyuntura, el empresario valoró como alicientes la quita de las retenciones sobre las exportaciones y -en el plano doméstico- cambios en los mecanismos de contralor fiscal para combatir el trabajo en negro y transparentar el mercado.  

 

07.12.2017 01:25 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)