Seguínos en:
Economía

Informe de la Austral

Tendencias deflacionarias y caída del desempleo: ¿Llegan para quedarse?

 Latinoamérica seguirá siendo la región emergente de peor desempeño en 2017. En 2018 las cosas pueden mejorar.

 

Hasta ahora en silencio el mundo desarrollado vive un fenómeno muy inusual de caída simultánea de la inflación, desde niveles ya muy bajo, y del desempleo. Pero las principales críticas se refieren a que una inflación alta no conduce a menor desocupación y al rol de las expectativas de inflación en el desempleo.
 
La inflación núcleo anual es hoy 1,4% en los EEUU, 1,1% en el área euro y 0,4% en Japón. El desempleo es 4,4% en EEUU y 3,1% en Japón, en ambos casos por debajo de lo que (¿hasta hace poco?) se llamaba “desempleo natural”. En el área euro todavía es muy alto, 9,3%, pero está bajando rápidamente. El caso más notable es el de Alemania (3,7%).
 
Estos fenómenos tienen potencial para alterar las tendencias recientes de la economía mundial, incluyendo las observadas desde la elección de Trump. De acuerdo a lo anticipado aquí en su momento, casi nada se ha cumplido hasta ahora de las pesadillas pronosticadas después del triunfo de Trump, que veían fuertes subas del dólar apoyadas en alzas de las tasas de interés en EEUU y luego en el resto del mundo, fuga de capitales hacia los EEUU, caída de los commodities y aumento del riesgo de los emergentes. La realidad nos muestra un dólar más débil, commodities firmes salvo el oro, riesgo emergente en leve baja y significativas alzas bursátiles. Hasta ahora, el único acierto del negativo pronóstico mayoritario es la suba del rendimiento de los bonos del Tesoro. Una de sus principales causas es el aumento de las expectativas de inflación.
 
Teniendo en cuenta la novedad de la deflación con bajo desempleo, pero también los previsibles cambios de políticas de los bancos centrales ante esta nueva realidad, mantenemos nuestra visión de una economía global acomodándose a una velocidad de crucero de 3,5% anual, creciendo los países desarrollados cerca de 2% y los emergentes alrededor del 4,3%. Latinoamérica seguirá siendo la región emergente de peor desempeño en 2017. En 2018 las cosas pueden mejorar, aunque mucho dependerá de los resultados electorales en la Argentina y Chile y de la evolución de los procesos políticos de Brasil –con el dramático ingrediente de la condena de Lula, en primera instancia, a nueve años de prisión- y de Venezuela.
 

*Informe elaborado por el Área de Economía del IAE Business School a cargo de Eduardo Luis Fracchia.

15.07.2017 06:00 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)