Seguínos en:
Sobremesas

¿Alguna vez te pasó?

Restaurantes sacan promos para atraer clientes pero a veces no son lo que parecen

Un relevamiento entre experiencias de comensales rosarinos, da cuenta de la realidad que padecen quienes ganan sorteos.

En tiempos de crisis y ajuste económico, los comercios se ven obligados a agudizar el ingenio en busca de medidas que permitan paliar la situación. Entre estos, los locales gastronómicos son uno de los primeros en sufrir los recortes en el presupuesto, ya que la gente decide comer menos afuera. Así, aprovechando las redes sociales, surgen mecanismos para atraer a nuevos clientes, como los sorteos, ofertas y descuentos publicitados a través de Facebook, Twitter e Instagram. Pero a veces, estas estrategias pueden ser contraproducentes para los comercios, sobre todo cuando lo que se promete en las redes sociales no se cumple en la realidad.

 

“Era una página de Twitter, uno de esos típicos sorteos donde tenés que retwittear y seguir a la página, que era algo de Sorteos Rosario. El que ganaba tenía pizza libre para seis personas y las bebidas. Al llegar al bar que nos habían indicado, estaba cerrado, así que llamé al teléfono que me habían dado y me derivaron a un bar de calle Jujuy, donde lo único que había para comer eran rabas. La cuestión es que nos cobraron las bebidas, los cubiertos y el valor del menú por cada persona que repetía el plato. Terminamos pagando como $600, incluso este era un valor que obtuve después de una discusión. Nos querían cobrar más de $1.000”, cuenta Mario Cerruti, uno de los tantos rosarinos que se llevó "una sorpresa" con las promociones.

 

El mismo bar es conocido por experiencias similares. Ya en 2013, Sofía Piccato había reportado una situación del estilo. “Gané una cena a través de la página de Twitter Hacemos Algo. Éramos 9 personas y cuando llegamos no había mesa preparada para todos. Faltaban cubiertos para tres comensales y además nos cobraron las bebidas”, relata la joven.

 

Pero estas experiencias están lejos de ser las únicas. Si bien estos son casos extremos, las publicidades y sorteos ambiguos donde no se sabe bien qué va a recibir el beneficiario son muy comunes en los locales gastronómicos.

 

Son varios los casos donde la ambigüedad termina por perjudicar al cliente. Tal es el caso de un conocido restaurante de comida mexicana, que realiza sorteos donde ofrece una “invitación a cenar”, sin aclarar qué es lo que incluye la invitación. Celeste Cabrera cuenta cómo fue su experiencia ganando esta cena: “Llegamos y ahí nos dijeron que el premio sólo incluía dos o tres opciones de hamburguesas o tacos, no era cualquier plato de la carta. Después nos cobraron las entradas, la bebida y el cubierto”. El lugar también suele realizar sorteos “de pintas artesanales”, que finalmente terminan siendo medias pintas al momento de reclamar el premio.

 

Otro ejemplo es el de las promociones para delivery que se anuncian a través de las redes. Así, una reconocida cadena de rotiserías ofrece una docena de empanadas por $220, pero al realizar el pedido, este precio sólo se aplica para quienes pasan a buscar las empanadas por el local, y no así para envíos a domicilio, a quienes se cobra un precio de $280.

 

El problema de estas estrategias es que no sirven para fidelizar a los clientes, ya que las malas experiencias hacen que las personas se lleven un mal recuerdo y no quieran volver a comprar al negocio, y a su vez se transmiten de boca en boca entre amigos y conocidos de la víctima.

 

11.07.2017 05:00 | Fuente: punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)