Seguínos en:
Entrevista

Especial del Domingo

Quedó al frente de la empresa y no hizo la plancha

Noemí Chicco de Rossetti recuerda el inicio de la reconversión de la desarrolladora que revolucionó el mercado con Kentucky.

Sin proponérselo, la abrupta pérdida de su esposo la obligó a ponerse al frente de una empresa que combinaba intereses agropecuarios con negocios inmobiliarios. Pero no sólo se trató de un cambio de la conducción, sino de la profunda reconversión y fuerte expansión de la empresa. Junto con su hijo mayor, que acababa de cumplir 19 años al momento de la muerte de su padre, Noemí Chicco de Rossetti, de ella se trata, delineó una estrategia que terminó por ubicar su compañía como la pionera en reconvertir tierras en desarrollos inmobiliarios tops, marcando el camino de lo que luego sería un verdadero fenómeno habitacional: los loteos residenciales de Funes y Roldán

Su mirada femenina y la astucia de su descendencia a la hora de concretar los negocios fueron la clave para transformar un negocio hasta entonces marcado por un perfil más conservador, en la hacedora de barrios premium éxitos en ventas y posicionamiento, como lo son Kentucky y Funes Hills.

Su piso frente a la Plaza Pringles luce reluciente. Sobre una vitrina repleta de souvenirs de sus viajes por el mundo, un cartel manuscrito que dice “no tocar”, delata que por allí suelen pasar sus nietos más pequeños, integrantes de una familia que a fuerza de ausencias tempranas, fortaleció sus lazos para llevar adelante la dura tarea de hacer crecer un negocio con más de 50 años de trayectoria.


TOMAR LA POSTA

“Me tocó asumir la conducción de Rossetti SACIFI sin ningún tipo de aclimatación previa. Si bien me sirvió mi formación de arquitecta, hasta 1985 fecha en la que mi esposo Juan Carlos Rossetti falleció, solamente tenía experiencia como docente universitaria. Fue un salto complejo porque no había computadoras y me tocó abrir cajón por cajón para reunir escrituras y mensurar las más de 70 propiedades que la firma poseía, pero que solo mi marido, siempre con un sentido bien personalista, gestionaba con exactitud”, le cuenta Noemí a punto biz, sobre su asunción en la dirección de los negocios, que giraban en torno a la explotación agropecuaria en campos de la periferia y el desarrollo de barrios y edificios en Rosario.

El emporio Rossetti tuvo su iniciación en los años 40, cuando Juan Félix Rossetti -padre de Juan Carlosqueda a cargo de la concesión de la Lotería de Santa Fe, haciéndola crecer al punto de ser considerada entonces como una de las más grandes del mundo en cuanto a facturación y volumen de premios. Después de dos décadas administrando el juego, se metió de lleno en el negocio del ladrillo. Fue pionero en montar una torre sobre Pellegrini, con departamentos a la altura del 1100 de la avenida, pionero en levantar monoambientes en Mitre al 700 e iniciador de los condominios parquizados, con una experiencia en Moreno al 1100 con salida por Balcarce. Juan Carlos se
convirtió en la mano derecha del fundador y tras su muerte en 1981, se hizo cargo de los negocios por corto tiempo. A esa altura ya habían habilitado barrios abiertos que ayudaron a terminar de poblar una ciudad que buscaba ampliarse. Tal el caso del barrio Los Gráficos, detrás del predio del Jockey Club


 

 

18.10.2015 05:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)