Seguínos en:
Salud

17.04.2017 12:49 | Fuente:

¿Por qué engordamos más en esta época?

Seis consejos para evitar aumentar de peso en otoño

Empiezan los días más frescos y una de las preocupaciones es cómo mantener inalterable la balanza.

¿Por qué tendemos a engordar más en esta época del año? Para evitarlas, la médica nutricionista Andrea Miranda, directora de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (Saeni) explica estas causas y brinda algunos consejos para prevenir los kilos de más.

 

Caliente sí, calórico no. Que durante los días fríos debemos ingerir mayor cantidad de calorías para mantener el calor corporal es un mito. Para ello, basta con que las preparaciones sean calientes. 

 

Las sopas, caldos, cazuelas de vegetales, guisos light con verduras, pasteles de verduras y budines de vegetales son excelentes opciones para incorporar. “Las comidas pueden acompañarse con infusiones, si es necesario, para aportar más calor a nuestro cuerpo”. Para el postre, las frutas al horno o al microondas para comer calientes, son una buena alternativa.

 

Cantidad y calidad no son una misión imposible. Todo plan de alimentación saludable debe ser sano en cuanto a cantidad y calidad. Para lograrlo, es importante incorporar hábitos que puedan sostenerse en el tiempo, lo cual incluye de vez en cuando también darse algún gustito. “No es imposible, hay que estar atentos y planificar las cuatro comidas principales con dos colaciones al día”, sugiere Miranda.

 

Lo ideal, para consumir alimentos de mejor calidad, es elegir las frutas y verduras de estación. En otoño e invierno conviene privilegiar bananas, mandarinas, manzanas, naranjas, pomelos, paltas, así como acelga, apio, berro, brócoli, remolacha, zanahoria, zapallos y calabazas.

 

Entre los modos de preparación aconsejados, las verduras y legumbres en sopa -sin crema ni caldos artificiales y con una pequeña cantidad de aceite de oliva-, la cocción al vapor o al horno, las tartas de verduras de una sola tapa light, las frutas asadas o en compota. 

 

Hidratación todo el año. No hay que descuidar en esta época del año el consumo de agua, ya que es fundamental para eliminar toxinas y mantenernos hidratados. Para llegar a los dos o tres litros recomendados, las infusiones calientes son una excelente y reconfortante alternativa. Las frutas y verduras ingeridas, además de nutrir y ayudar a mantener el peso, aportan cierta cantidad de agua.

 

Moverse más. En otoño y más aun en invierno, preferimos estar en espacios cerrados y que presentan más oportunidades para comer extra. Además, la falta de exposición solar baja nuestros niveles de producción de serotonina, un neurotransmisor que está asociado al bienestar. “El ejercicio nos saca de foco a la comida y contribuye a descargar la ansiedad acumulada por las responsabilidades diarias”.

 

Descansar bien y desconectarse. Ligado al punto anterior, para no subir de peso, resulta clave dormir entre seis y ocho horas seguidas. Como en estos días, la mayoría suele irse a dormir antes, conviene estar alertas para comer temprano y liviano -unas tres horas antes de ir a la cama, en lo posible- para digerir bien los alimentos y tener un mejor descanso. Siempre hay que tener en cuenta evitar almorzar o cenar mirando televisión o al mismo tiempo que hacemos otras actividades.

 

Ante la desesperación, no caer en dietas restrictivas. Las dietas milagrosas que prometen resultados en corto tiempo no solo son una tentación de verano y siempre deben descartarse. Especialmente, porque son engañosas ya que provocan el famoso efecto rebote (que implica recuperar enseguida el peso perdido o incluso ganar más kilos). 

 

17.04.2017 12:49 | Fuente:

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)