Seguínos en:
Informes

18.12.2015 09:42 | Fuente: Econométrica

Ramiro Castiñeira, Econométrica

Por qué era imprescindible salir del cepo y que costo tendrá

Nuevo presidente, nuevo partido político, nueva política económica, y en un nuevo contexto internacional. Todo ello enmarca los pilares del nuevo ciclo político y económico en Argentina.

 

El nuevo Gobierno no sólo tendrá que desarmar un modelo económico agotado e imponer uno nuevo, sino que lo tendrá que hacer en un contexto internacional mucho más adverso, además de no contar con amplio margen para errores. Ni margen político ante la falta de mayoría en las cámaras y la estrecha diferencia en el ballotage electoral, ni margen económico, ante las escasas reservas del BCRA.

 

Continuar con el cepo no era una opción. No solo porque ya no hay más reservas, ni saldo comercial, ni financiamiento externo que permita sostenerlo, sino que también ya quedó demostrado que con cepo no hay posibilidad de crecimiento económico. Con el cepo no se crece, todo lo contrario, se cierra la economía y se incuba una crisis que madura con el tiempo.

 

Una vez que el Gobierno disponga del crédito externo que permita reforzar las reservas del BCRA, y además encuentre la manera de limitar las cuantiosas pérdidas y su emisión, generadas por la venta de dólar futuro de la anterior administración, iniciará la liberación del mercado cambiario. En los hechos, suponemos una liberación parcial en su inicio, empezando con los flujos y dejando los stocks acumulados para resolver durante el año. Suponemos una devaluación del oficial algo mayor al 40%, para estabilizarse en valores cercanos al $14 overshooting y suba de tasas mediante. Valor algo inferior al que descuentan hoy las cotizaciones paralelas, o la venta de dólar futuro en el exterior.

 

La devaluación con quita de retenciones logrará una inmediata recuperación del saldo comercial, no sólo por la caída de las importaciones, sino también que se espera una rápida liquidación de stock de la cosecha retenida (valorizada en cerca de USD 4.000 millones). La recuperación del saldo comercial será inmediata e incluso para los primeros meses esperamos saldos comerciales superiores a u$s1.000 M mensuales, para cerrar en cerca de u$s8.000 M en todo el año.

 

Ahora bien, salir del cepo no es gratuito en términos de inflación ni de nivel de actividad. La devaluación busca equilibrar las cuentas externas, a costa de un freno en el consumo, tal como el Gobierno saliente lo hizo parcialmente en 2014. La devaluación, y en menor medida la parcial quita de cupos como de retenciones, además de la suba de tarifas, generará una rápida aceleración en la tasa de inflación, mientras esperamos que los salarios observen aumentos similares al 2015.

 

Esperamos una acelerada eliminación de las DJAI para que la devaluación no se traslade en su totalidad ni a precios a ni salarios. La reapertura económica posiblemente volverá a patrones similares previos a la imposición del cepo, vinculando nuevamente los precios externos con los internos, e imponiendo un techo al traslado de la devaluación a precios. Posiblemente se reajustarán los aranceles por un tiempo y sólo para los sectores más sensibles en nivel de empleo, y que permita la OMC.

 

Descargate el informe completo de Econométrica.

 

18.12.2015 09:42 | Fuente: Econométrica

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)