Seguínos en:
Entrevista

18.10.2015 05:00 | Fuente: Punto biz

Especial del Domingo / Día de la Madre

Gabriela Iglesias, la ideóloga de Puerto Norte Hotel

Estudió en Rosario y recorrió el mundo proyectando los complejos hoteleros más importantes.

Gabriela Iglesias respira arquitectura. Es que su profesión le abrió puerta para  radicarse en Europa, fundar su propio estudio, convertirse en una especialista en la construcción de complejos hoteleros y dejar su marca en obras en todo el mundo. Y la arquitectura le tenía guardada otra sorpresa: permitirle regresar a Rosario, donde se formó hasta partir hacia Inglaterra en 1969,  con el título bajo el brazo y la valija llena de ilusiones. El proyecto del Puerto Norte Hotel Design le posibilitó imprimir su sello, que es toda una referencia en el diseño de resorts.

Iglesias charló con punto biz por teléfono desde Londres, mientras sacaba y ponía prendas en su equipaje. Acababa de llegar de Vancouver, donde vive su hija mayor y se preparaba para viajar a Buenos Aires, desde hace 5 años su lugar de residencia,  compartido con Montevideo. “Ya estoy más tranquila en lo que a desarrollo laboral se trata. Mi estudio en Londres se maneja solo y a distancia, las oficinas en Portugal también. Abrí una base en Capital Federal y otra en Montevideo, donde ahora paso gran parte del tiempo. Retorné a Sudamérica con la convicción de tomar sólo aquellos proyectos que me motiven, como el de Transatlántica, que me dejó volver a mi ciudad natal”, dijo Gabriela. 


DESTINO: EL  MUNDO

“En el ‘69 me recibí de arquitecta en la Facultad de Rosario que por entonces dependía de la Universidad Nacional del Litoral. Convencidos de conocer la vanguardia de la actividad que en ese momento se gestaba en Inglaterra es que emprendimos un viaje de estudios por Europa junto a algunos compañeros. Lo cierto es que terminamos separándonos del grupo para dedicarle toda la estadía a Londres. Quedé enamorada de la ciudad y es ahí donde surgió en mí la necesidad de quedarme. Sin saber una palabra de inglés pedí trabajo y lo conseguí”, relató Iglesias sobre su salto hacia el viejo continente.


Tuvo una ayuda grande. Un cambio estratégico que supo aprovechar: “El Reino Unido justo estaba migrando del sistema imperial de medición, al métrico. Un cambio de paradigma que para los profesionales ingleses era todo un problema. Qué mejor que una latina, capacitada y con la cabeza pensando en el sistema métrico para ellos. El idioma no fue una barrera. Así es como cuadré en el gremio”.


Desde ese momento, a principios de la década del 70 todo fue crecimiento. “Los arquitectos sudamericanos somos estimados en Europa por una serie de factores. Tenemos una educación universal y comprensiva. Mis profesores me enseñaron qué era hacer arquitectura, más que el propósito de inventar modas y estilos. Ese elemento fue central. Aquella impronta claro que se complementó con la práctica que tuve en los primeros años estando en Inglaterra. Los sajones me aportaron un empirismo claro. Si un detalle no está bien resuelto, aunque quede lindo no se hace”, puntualizó.

“Al día de hoy las casas de estudio de Argentina tienen la falencia de aportar poca práctica. Se trata de una arista fundamental. En mis oficinas en Buenos Aires entrevisto a aspirantes que vienen con una carpeta con un proyecto faraónico, irrealizable. Me dicen que son los planos con los que se recibieron en la carrera. Ahí uno detecta el problema. El plan para mi tesis de grado fue el del desarrollo de una vivienda social adecuada a las técnicas y los materiales con los que se trabajaba en el país en aquel momento”, valoró la arquitecta.

LA SEGUNDA PARTE DE LA NOTA SE PUEDE LEER HACIENDO CLIC AL PIE

 

 

18.10.2015 05:00 | Fuente: Punto biz

DEJE SU COMENTARIO

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)